Limpieza Dental

La limpieza dental es uno de los tratamientos más importantes a la hora de prevenir ciertas enfermedades bucales. Para prevenir dichas enfermedades o alteraciones en la cavidad bucal es necesario realizar una limpieza cada 6 meses

La limpieza dental es un tratamiento que dura aproximadamente 30 minutos, y consta de 3 pasos fundamentales.

  • Elimina completamente el sarro alojado en las piezas dentarias.
  • Remoción de las manchas y pulido especializado con pasta dental abrasiva
  • Aplicación tópica de flúor

Tratamiento de Flúor:

El flúor ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes y a revertir los efectos de la caries dental. Este tratamiento repara las cavidades de las piezas dentales reemplazando los nutrientes que naturalmente se van perdiendo con el paso del tiempo. Los dientes que se encuentran expuestos al flúor suelen resistir de una manera mayor los ácidos de los alimentos y bebidas que diariamente ingerimos, es por eso que previene la aparición de caries y otro tipo de enfermedades bucales.

El tratamiento de flúor comúnmente es utilizado en niños hasta los 6 años, si bien a esa edad los dientes de los niños no son permanentes, el flúor previene la acumulación de bacterias en las encías, combate la gingivitis y garantiza una salud dental óptima a largo plazo.

Tratamiento de conducto:

También llamado endodoncia, este tratamiento es considerado el más importante para evitar la pérdida de piezas dentales que se encuentran muy comprometidas. El tratamiento de conducto se lleva adelante cuando el paciente presenta algún tipo de infección o traumatismo que suele afectar el nervio de la raíz del diente. Por lo general en estos casos el paciente presenta hinchazón o dolor y dichos dolores pueden ser producto de caries, ruptura o lesión de la pieza.

Una vez que el tratamiento se encuentre finalizado será necesario que el paciente recurra a los controles para asegurarse que la infección haya desaparecido por completo.

Urgencias:

Las urgencias odontológicas suelen comenzar con dolores y molestias en alguna parte de la cavidad bucal.

Las principales causas de estas urgencias pueden estar vinculados a la fractura de alguna parte de la pieza dental, cortes, golpes, accidentes o simplemente caries que no fueron tratadas a tiempo y se agravan con el correr de los días. Las infecciones que suelen darse producen dolor e hinchazón en la zona afectada.

¿Qué hacer en caso de urgencias?

En estos casos lo recomendable es acudir al odontólogo lo antes posible para que el profesional pueda revisarlo y diagnosticarlo.

Frente a esta situación el paciente debe evitar la automedicación.

Si el dolor o las molestias se alivian se recomienda igualmente ir al odontólogo a realizar una consulta ya que puede que el dolor deje de existir pero que al cabo de un tiempo vuelva con una intensidad mayor y que persista por un lapso de tiempo más largo